martes, febrero 27, 2007

La Biblioteca de Alejandría


La historia está poblada de leyendas y fábulas que resisten el paso del tiempo. Alguien dijo, que los historiadores, a fin de evitarse las molestias de las averiguaciones, se copian los unos a los otros, de manera que las leyendas se convierten en una parte esencial de la historia; no entraré en esa discusión, pero lo cierto es que ningun mito ha preservado la tenacidad de una leyenda tendenciosa que se extendió durate siglos por las escuelas medievales: el incendio de la biblioteca de Alejandría a manos de los árabes cuando conquistaron la ciudad en el siglo VII. Los árabes nunca pudieron incendiar la Gran Biblioteca de Alejandría, ni siquiera la Pequeña Biblioteca, ya que cuando las tropas de 'Amru llegaron a la ciudad en el 641, ya hacía cientos de años que no existía. Lo que encontraron los árabes fue una ciudad dividida, arruinada y exhausta por siglos de luchas civiles.

Todos hemos oído hablar de la Biblioteca de Alejandría, pero ¿cuál es su historia? Alejandría, fundada cerca del delta del Nilo por Alejandro Magno el 30 de marzo de 331 a.C., acogió la mayor biblioteca de la antigüedad clásica. Según indican los escritos del obispo griego San Ireneo (130-208 d.C) Ptolomeo I Soter, uno de los mejores generales de Alejandro e iniciador de una dinastía de sangre griega en Egipto, fundó la Biblioteca y el Museo en el año 295 a.C., gracias al consejo de los sabios griegos Eudoxio, Demetrio de Falero, su primer director y bibliotecario, y del propio Aristóteles. Su hijo, Ptolomeo II Filadelfos, llevó a cabo la construcción del Faro, una de las siete maravillas del Mundo Clásico, y el Museo, este último considerado como la primera universidad del mundo en su sentido moderno, ya que compró e incluyó en él las bibliotecas de Aristóteles y Teofrasto, reuniendo 400.000 libros múltiples (symoniguís) y 90.000 simples (amiguís), como lo asevera el filólogo bizantino Juan Tzetzes (c.1110-c.1180) basado en una
'Carta de Aristeas a Filócrates' que data del siglo II a.C.

Por entonces los manuscritos se escribían sobre láminas de papiros, un vegetal muy abundante en Egipto, que crece en las orillas del Nilo. Según nos informa Plinio el Viejo (23-79 d.C) en su obra
Historia Natural, a causa de la rivalidad de la Biblioteca de Pérgamo (Asia Menor) con la Biblioteca de Alejandría, Ptolomeo Filadelfos prohibió la exportación de papiro; en consecuencia, en Pérgamo se inició el uso del pergamino; éste se conseguía preparando la piel de cordero, de asno, de potro y de becerro, siendo el pergamino más resistente que la hoja de papiro y además ofrecía la ventaja de que se podía escribir sobre ambos lados.

Ptolomeo III Everguétis será el fundador de la Biblioteca-hija en el Serapeum (templo dedicado a Serapis, una divinidad que deriva de la unión de Osiris y Apis identificada con Dionisos), en la Acrópolis de la colina de Rhakotis, que sumará 700.000 libros, según el escritor latino Aulio Gelio (123-165 d.C). Ésta finalmente reemplazará a la Biblioteca-madre a fines del siglo I a.C., tras el incendio provocado durante las luchas entre los legionarios de Julio César y las fuerzas ptolemaicas de Aquilas, entre agosto del 48 y enero del 47 a.C. en el puerto de Alejandría. La Gran Biblioteca fue la más grande, rica e importante de la Antigüedad, sobrepasando a sus rivales de Atenas y Antioquía. No sólo griegos, sino también egipcios, fenicios, árabes, persas, judíos e indios buscaban en sus archivos y se sentaban en sus bancos de piedra, bajo sus pórticos, mirando el Faro y el mar azul... La cultura griega se enriqueció aquí, como las restantes, con el contacto de otras.

Su proximidad al mar fue causa accidental de su trágico destino. La mítica Biblioteca ardió como consecuencia de una acción militar de Julio César. Lo cuenta un hispano sobrino de Séneca, el historiador Marco Anneo Lucano (39-65 d.C), en su obra
Farsalia: Julio César, en el 47 a. C., torpemente involucrado en las rivalidades dinásticas alejandrinas, y sitiado por el general Achillas en el palacio real de Lochias, a orillas del mar, mandó incendiar su propia flota, más de sesenta barcos anclados en el Gran Puerto oriental. El incendio se propagó rápidamente a los muelles, y de éstos a la ciudad real y los depósitos de la Biblioteca... "las casas vecinas a los muelles prendieron fuego; el viento contribuyó al desastre; las llamas eran lanzadas por el viento furioso como meteoros sobre los tejados. Los soldados egipcios tuvieron que abandonar el sitio de César para tratar de salvar Alejandría de las llamas". Lucio Anneo Séneca menciona en su 'De tranquilitate animi' la cifra de cuarenta mil libros quemados, citando su fuente, Tito Livio, contemporáneo del desastre. Plutarco también registra el incendio en su Vida de César. Julio César, sin embargo, en su Bellum Civile describe la batalla, pero silencia el desastroso incendio de la Biblioteca, argucia que no sirve sino para poner aún más en evidencia su responsabilidad en el desgraciado accidente. Otros también callarán, como Estrabón, Appiano o Cicerón. Y nadie, hasta el final de la dinastía Julio-Claudia se atreverá a contradecir la vesión de Julio César. Sólo se atrevieron a transgredir la censura política las clases senatoriales y republicanas opuestas al imperio y que consideraba a Julio César como un tirano.

El destino de la Biblioteca-hija no fue mucho más alentador. Durante el siglo IV d.C., tras la proclamación del cristianismo como la religión oficial del imperio romano, la seguridad de los santuarios griegos comenzó a verse amenazada. Los viejos cristianos de la Tebaida y los prosélitos monofisistas odiaban la Biblioteca porque ésta era, a sus ojos, la ciudadela de la incredulidad, el último reducto de las ciencias paganas. Por esa época parecía impensable que un siglo antes allí hubiera estudiado y formado cientos de discípulos un filósofo como Plotino (205-270), fundador del neoplatonismo.

La situación se tornó particularmente crítica durante el reinado de Teodosio I (375-395 d.C), el emperador que no aceptó tomar el título pagano de pontífice máximo y que trató de acabar con la herejía y el paganismo. Por orden de Teófilo, obispo monofisita de Alejandría, que había solicitado y conseguido un decreto imperial, el Serapeum, el complejo que contenía la preciosa Biblioteca-hija y otras dependencias fueron destruidos y saqueados. Tras el edicto del emperador Teodosio I que ordenó cerrar los templos paganos, esta magnífica Biblioteca-hija pereció a manos de los cristianos en el 391, fecha de la violenta destrucción e incendio del Serapeum alejandrino; las llamas arrasaron allí la última biblioteca de la Antigüedad. Según las
Crónicas Alejandrinas, un manuscrito del siglo V, fue el patriarca monofisita de Alejandría, Teófilo (385-412), conocido por su fanático fervor en la demolición de templos paganos, el destructor violento del Serapeum. El historiador y teólogo visigodo Paulo Orosio (m. 418 d.C.), discípulo de san Agustín, en su Historia contra los paganos, certifica que la biblioteca alejandrina no existía en 415 d.C.: "Sus armarios vacíos de libros... fueron saqueados por hombres de nuestro tiempo".

Su desaparición significó la pérdida de aproximadamente el 80% de la ciencia y la civilización griegas, además de legados importantísimos de culturas asiáticas y africanas, lo cual se tradujo en el estancamiento del progreso científico durante más de cuatrocientos años, hasta que sería reactivado durante la Edad de Oro del Islam (siglos IX-XII) por sabios de la talla de ar-Razi, al-Battani, al-Farabi, Avicena, al-Biruni, al-Haytham, Averroes y tantos otros.

8 comentarios:

La Revolución de las Costillas dijo...

Que bueno que volviste a escribir. Es siempre un agrado pasar por este rinconcito de cultura.

Saludos,
Karolina

Elias Eterno dijo...

Me hubiera gustado vivir en aquella epoca y poder disfrutar de las lecturas q daban historia a un pasado en el q nacieron y murieron civilizaciones q nos formaron....

carlos martinez dijo...

6 de Marzo del 2007. Hoy otra vez. Una matanza de 30 personas en la calle de los libreros de Bagdad.
Me da la misma repugnancia que aquellas primeras noticias de la ridicula guerra de Irak, donde lo primero que hicieron los heroes fué saquear bibliotecas y museos.Lo llaman daño colateral.
Y la historia se repite y lo peor es que no aprendemos nada; la de Alejandria ardió sin querer, una vez y otra queriendo....que pena.

LaIsla dijo...

Buf...cuanto tiempo sin venir a verte...
Y me quedare un rato..porque tus textos son siempre extensos...
Besos

Fletch dijo...

Si la destrucción de la biblioteca simboliza la entrada de la humanidad en la su era más oscura...la muerte de Hypatia, despellajada con conchas marinas, a manos de los monjes de la iglesia de San Cirilo de Jerusalén...no puede dejar de ser vista con una similar carga simbólica, el comienzo del nuevo rol que la Iglesia le tenía destinado a la mujer.

http://es.wikipedia.org/wiki/Hipatia_de_Alejandr%C3%ADa

Anónimo dijo...

Lástima, el saber siempre es lo que menos importa. A veces uno se pregunta para que demonios uno se pone a leer y escribir, si estos "monos" lo pueden echar a perder en un sólo día.

Anónimo dijo...

yo quisiera saber exactamente por que destrulleron la biblioteca de haber seguido existiendo posiblemente nos dariamos cuenta de la verdad que habia en el pasado se dice que tenia toda la historia de la humanidad inclusibe la creacion del hombre y su elvolucion tambien decian que decias como llegar a la atñantida lo que no entiendo es que debian de tener mas que un libro por titulo lo que quiero decir es que algo me dice que hay copias de los pergaminos, rollos y libros de la biblioteca es que para remplazarlos
en caso de un insidente que ocurriera por ejemplo estaban cerca del mar de seguro sabian que `pudieran llegar tormentas y se arruinarian los escritos es posible de que hay copias de todo lo que habia solo que estan escondidas lei que mataron a la directora deseguro ella sabia y los demas no por seguridad solo quisiera que se recuperaran y se protegieran de aquel que quisiera hacer lo mismo.

Yaotzin Aldrete Espinoza dijo...

El largo yo lo escribe el comentario e vuelto a leerlo y me dolio le quitaon y cambiaron muchas cosas cuando lo leei hablaba de la directora se me hace que lo gaqui un religioso ¿por que? muy simple temen aque se descubra la verdad que hay oculta en la antigua ciudad solo lo que hacen es que se han odiados por que cambian la verdad solo para proteger su religion y si mi nombre no lo puedo poner lo pondre aqui mi nombre es Yaotzin Aldrete Espinoza y soy atheo soy joven pero reconozco cuando alteran una historia que leei adios y espero que mis palabras no los ataquen si no que se inspiren a buscar la verdad que hay escondida y que se revelada gracias por leerlo.